CUANDO NIÑO

#‎Noticias desde El ‪#‎Mante

 

Cuando niño, mi sueño recurrente consistía en emprender largos viajes en los que me enfrentaba con dragones y medusas, o domaba leones y rescataba princesas. En aquella edad lo sabía: las historias de calabozos y dragones sólo son fantasía, la mandrágora milagrosa sólo existe en la mente retorcida de los escritores y la Gorgona es una tragedia, todo un sistema de mitología que, sin embargo, subyuga a los viajeros aventureros.

Pero nada era posible hacer para oprimir mi sueño bajo la almohada, quizá todo se debiera a que durante el día, me pasaba haciendo minuciosos estudios de mapas y posibles maneras de recorrer distancias. Tenía, en aquellos años, un escondite que me servía para guardar todo lo que tuviera que ver con la consecución de mi objetivo; escapar un día de la casa de mis padres e irme a vagar por el mundo. Así que, en aquella grieta que había en una de las enormes tablas del desván, guardaba los escritos que tenían garabateadas rutas y vías de escape, qué cosas, el hogar de ese entonces, siempre fue como el de ahora: amable y cálido, pero obvio es decir que no deseaba viajar por alejarme de las cosas que no me gustan, sino únicamente mi anhelo era perseguir un sueño.

Ese sueño nunca me abandonó, tengo la dicha de saber que siempre estuve rodeado de todo aquello que me gusta, los viajes han sido muy cortos, nunca he tenido que huir de nada, a no ser de mí mismo. Y cada día mis pasos buscan algo que no habré de encontrar, lo digo de veras, y esa verdad constituye un triunfo ante toda clase de adversidades.

Ser niño es una etapa que nos acompaña siempre, por fortuna, volveremos siempre al lugar de donde partimos, y nuestros anhelos se renuevan cada vez que nos descubrimos solos, entre ruinas y con la sonrisa caída en lo pedregoso del tiempo. Luego nos damos cuenta que hay una ruptura o punto de unión en donde el suspiro deja de ser instante y se convierte en eternidad. Esa eternidad nos mueve a decir lo que en apariencia es inconexo. Así que, lo sé desde niño, la vida es una gran aventura.

A %d blogueros les gusta esto:
comprar-ed.com