DEL DIARIO FALLIDO (FRAGMENTO DE NUBE)

Texto leído el sábado cinco de diciembre de 2014 en la Galería de Arte Municipal “Ramón Cano Manilla” durante la presentación del libro “Poemas Del Diario Fallido” del escritor y poeta Ausencio Martínez Lucio.

En esta edición el grupo Colectivo3 felicita ampliamente a nuestro colaborador y amigo por un sueño más que se cumple y le dedicamos un merecido homenaje por su labor cotidiana de embellecer nuestro entorno y fomentar el arte a través de sus letras.

Vivir en un lugar y amarlo, es como haber nacido de su tierra; sentirse hijo de ella, llevarla hasta en las uñas de tanto arañarla buscando respuestas para hacerlas poema, cantarle y sentir su dolor solo es consecuencia.

Abrazan estas páginas, sin duda, como brazos de rio a esta tierra que esconde un sinnúmero de maravillas abiertas solo a ojos del amor por ella, la descubrimos sembrada entre estas líneas, ahora trincheras, surcos de versos incandescentes, en donde se siembran semillas de otoño; se descubre en estas páginas blancas salpicadas del verso, a esta misma tierra silenciosa, despojada de vestiduras y en la tinta derramada lava sus heridas, sangra y reluce nuevamente entre versos de luz.

Poemas Del Diario

Abrir este fragmento de nube, es volar sobre el insomnio revelando fantasmas y noches taciturnas, es atisbar por un resquicio en el tiempo la intimidad del hombre, abriendo una ventana a su interior para ver el mundo con los ojos del poeta, desde la perspectiva del andante hacedor de sueños y soñador de realidades.

Este mar de metáforas nos llama sobre sus ondas desde el primer verso, a veces nocturno y suave, otras más tempestuoso, a veces redimido, siempre flecha certera horadando el pecho de quienes nos hemos atrevido a sumergirnos en estos estridentes silencios, puntuales, antes de que, como dice Ausencio, se nos pudra en los labios este sortilegio que es la palabra.

“Cada página de libro es una vastedad que nos habita” Dice Ausencio, y nos habita un poco también la noche, esa noche ancestral a la que canta y aunque es una verdad que duele, es motivo suficiente para sembrar palabras, la noche que nos habita como la blancura azulada de este fragmento de nube, la noche de nuestros días, verdad que duele, triste realidad y hartazgo de saber lo que sucede, todo esto a través de unas cuantas hojas blancas salpicadas de tinta que, roja hubiera sido, ya que brota desde el fondo del pecho, desde esa vastedad que habita al poeta Ausencio, autor de este fragmento de nube “POEMAS DEL DIARIO FALLIDO”. Enhorabuena maestro.

Del

 

 

 

Síguenos y dale like:

Publicaciones relacionadas

Leave a Comment