DESDE LA CAPITAL

 

Por J. Guadalupe Díaz Mtz.

 

 

Reflexiones de un priísta

 

*** Lista la relación de curulecos azules

*** Van Rendón y Elva por Cabeza

*** El cinismo de Ernesto Cordero

*** Ese apoyo de Magda a Paloma

*** Ni modo de ‘vivir en el error’

 

Cd. Victoria.- Las redes sociales se han convertido en vehículo especial para que la ‘sociedad civil’ exprese de manera libre, sin ataduras, cuanta idea se le ocurre.

En muchas de las ocasiones sin ton ni son, pero, al fin de cuentas, es de las pocas formas que se han dejado a la población para expresarse.

Así, ‘de la nada’, a amable lector le llegó la misiva que a su vez envió a uno de nuestros buzones cibernéticos y que a continuación transcribimos, tal cual:

“Lo que hoy escribo tiene dando vueltas en mi cabeza muchas semanas, entiendo que habrá opiniones opuestas y coincidentes, sin embargo, no escribo buscando la empatía, escribo porque hablar es sencillo, al final del día las palabras se las lleva el viento y la escritura te da ese plus de permanecer.

Soy priísta por distintas razones; en un inicio, porque mi familia lo ha sido a lo largo de toda la vida; después, tuve oportunidad de participar en diferentes posiciones dentro del partido y me convencí de la labor que realizan muchos personajes que a ese instituto político pertenecen. Sin embargo, antes que priísta, soy mexicano y lo que escribo es como tal y entiendo los alcances de mis palabras.

Crecí en una familia que pondera ante todo la disciplina. Mi padre ha sido el mejor ejemplo de ello. Ha sido duro cuando ha hecho falta (la mayor parte del tiempo). Fui educado con los valores del respeto, compromiso, dedicación, responsabilidad, trabajo, entre muchos otros, y me siento orgulloso y contento de haber crecido con esa formación.

En mi tiempo de estudiante, recuerdo que mis papás me llevaban juntos el primer día a la escuela y le pedían a mi maestra, como quien pide un favor especial: si se porta mal, dele unos ‘chingazos’ y mándeme un recado para darle otro llegando. No soy ni fui víctima de algún tipo de maltrato. En ese tiempo seguramente pensaba que eran muy duros conmigo, pero con el tiempo llegas a comprender que es parte de una enseñanza de vida que te forja y convierte en el hombre o mujer que serás en el futuro.

Es preciso mencionar que en mi familia, mi abuela y dos tías son maestras. Cuando iba mal en las clases me enviaban a la escuela con ellas saliendo de clases, de tal suerte que tenía doble turno escolar y recuerdo con gratitud a muchos maestros que me brindaron sus conocimientos cuando tomé clases con ellos.

Por eso no entiendo lo que hoy está sucediendo en México. Veo una sociedad deteriorada en exceso, carente de valores, convertida en algo que no logro entender. Ahora los maestros (los de verdad) se tienen que cuidar de corregir a un alumno, no vaya a ser que algún otro niño mal educado, armado con un celular, grabe dicho regaño, se filtre a través de redes sociales, que parece un reality show donde opinan personajes ficticios a través de pseudónimos y jamás dan la cara, cuestionando la calidad de la maestra, su método de enseñanza; bueno, hasta involucran a su mamá con mentadas y comentarios ofensivos, como si estos personajes fueran dignos de reconocimiento social. Nada más absurdo, sinceramente.

Ahora es común que muchos maestros formen parte de mafias gigantescas que se dedican a la extorsión, el secuestro, tráfico de influencias. Simplemente que esto lo hacen contra el gobierno, llevándose entre las patas de estos animales a los niños, que tienen que vivir con ese enemigo porque no hay de otra.

Y qué decir del respeto a los policías. Entiendo que hay diferentes tipos de personas, pero por qué generalizar. Ahora es común leer que en algún estado de esos donde hay gente podrida de la cabeza se les ocurre quemarlos vivos, nada más porque están ‘indignados’ por la situación del país. Siento vergüenza e impotencia ante estas situaciones, no creí que tuviéramos una sociedad así.

Ahora, como diría mi padre, ‘a cualquier pinche huizache lo hacemos ébano’. Entiendo el dolor que deben estar sintiendo los padres de esos jóvenes asesinados en Guerrero, es un dolor real, pero colgarse de una situación tan lamentable para delinquir no me parece razonable. No hablo de los padres, que, es importante mencionar, han mostrado cordura; hablo de esos pseudoestudiantes con ideas retorcidas que, disfrazados con capuchas, lanzan bombas molotov, incendian comercios, lastiman a inocentes, entre otras tantas situaciones, nada más porque se sienten ‘indignados’, repitiendo frases tan estúpidas como ‘me dueles, México, ‘todos somos Ayotzinapa’, entre otras.

Las mafias que lastiman tanto a México eran los principales interesados en que esta matanza sucediera, sin duda tenían meses implorando a los dioses y demonios que les ofrecieran unos mártires para de ahí sacar beneficio y, como un regalo divino, sucedió la matanza que, a título personal, ellos patrocinaron de alguna u otra manera, permitiendo el ingreso a sus filas de estos delincuentes.

Ni México les hizo nada, ni es una parte del cuerpo, ni todos somos Ayotzinapa. Hasta donde tengo entendido, los culpables de dicha matanza están detenidos. Si acaso considero que faltan algunos políticos que brindaron protección y apoyo a los autores intelectuales como el mismo López Obrador, personaje ridículo e incongruente; pregona que él es honesto y no puede decir de dónde obtiene tantos recursos para solventar manifestaciones, protestas, viajes por México y el mundo, ropa de marca, etc.

En nuestra cultura se dice que en México se perdona todo menos lo pendejo, y me parece que bajo esa premisa es como culparon de todo al gobierno federal que, dicho sea de paso, ha sido el único que ha puesto su empeño en resolver este asunto tan complejo; sin embargo, no somos muy objetivos que digamos y reconocer un buen trabajo de alguien a quien no aceptamos, ni pensarlo.

Y si, como menciona Raymundo Riva Palacio en días pasados, que 17 de esos 43 jóvenes pertenecían a un grupo delincuencial contrario al que operaba en aquella zona, sería un retrato bastante desesperanzador de lo que sucede en el sur del país y, seguramente, en el centro y norte también.

Exigimos un gobierno honesto, honorable, sin corrupción, sin tráfico de influencias, sin situaciones donde haya conflictos de interés, pero no veo a una sociedad en igualdad de exigencias. Creemos que la culpa es de todos los demás, menos de nosotros mismos, carecemos de autocrítica pero, eso sí, la culpa es del ‘pendejo’ del gobernante. Pues pendejo o no, él cobra un sueldo bastante generoso y pendejo o no, no llegó solo a donde está, nosotros lo pusimos y, en consecuencia, hay que aguantar los madrazos, porque dudo mucho que nos organicemos para cambiar las cosas.

Hagamos un ejercicio sencillo, imaginemos que hoy convocan a elecciones extraordinarias y que el presidente de la república debe ser un ciudadano que no pertenezca a un partido político, que debe ser honesto, honorable, responsable, disciplinado y que, principalmente, no busque un beneficio económico para él o sus cercanos. Exacto, no hay de dónde escoger. Entonces, cómo jodidos exigimos a los demás lo que no somos.

Asumo que pocos han seguido leyendo hasta estas líneas, seguramente la mayoría se sintió ofendido hace varios párrafos y me tacha de pendejo igual que a muchos. Probablemente sí sea un pendejo, pero también soy consciente de lo que me rodea y finalmente, cada cabeza es un mundo distinto. En el México que yo veo hoy, no hay cabida para un cambio, simplemente porque desde pequeños le enseñamos a ese agente de cambio a no respetar. No respeta a sus maestros, a sus compañeros, a sus mayores, a su entorno; es decir, no respeta y punto. A él se le enseñó que es dueño del mundo y en consecuencia debe actuar. ¡Viva la anarquía! Seguramente en el futuro repetirá frases que ni siquiera entiende como: ‘Si no hay justicia para el pueblo, que no haya paz para el gobierno’. Emiliano Zapata”.

Hasta allí el escrito anónimo, con lo cual solo nos quedaríamos con la clásica frase de mi inolvidable CUQUIS GARZA: ¡¿Cómo la ve?!

 

CHISMOGRAFIA: Quedó arreglada la relación de aspirantes panistas al listado plurinominal.

Tienen hasta el 22 para amarrarse.

Nuestro pronóstico sigue vigente: CESAR RENDON en el 4º y ELVA VALLES en el 9º.

‘Ambos dos’ de la cuadra del senador cabezón.

En otro orden, asuntos médicos nos obligan al retiro de nuestras tareas habituales por unos días, de modo que…

Finalmente, el fracasado ERNESTO CORDERO robó cámara en el ‘superbowl’ celebrado el domingo en Phoenix, Arizona.

Llamó la atención que haya acudido al evento cuando en México se daba el inicio del período de sesiones en la cámara Alta.

Era más importante aquello que los asuntos nacionales.

Fue captado por las cámaras televisivas acompañado de su soplanucas JUAN IGNACIO ZAVALA, hermano de la frustrada MARGARITA, esposa ésta del beodo FELIPE CALDERON.

 

P.D.- Ninguna extrañeza causó que la exalcaldesa panista y exdiputada priísta MAGDALENA PERAZA hiciera público su apoyo a PALOMA GUILLEN como candidata a diputada federal por el distrito VIII de cabecera en jaibolandia.

Primero, porque su historia de siempre ha sido al lado del PRI.

Segundo, porque ‘vivir fuera del presupuesto es vivir en el error’, repetiría aquel rupestre politólogo.

Sale… y vale.

 

gpediazmtz@hotmail.com, lupediazmtz@gmail.com, (twitter) @lupediazmtz


A %d blogueros les gusta esto:
comprar-ed.com