El higuerón de los novios

 

Por Noé Baez Coronado

Día del amor ha llegado,

revive la tradición

y en este viejo higuerón

siempre será venerado.

 

A lo largo de mi estado

como este evento no hay dos.

Y les digo en alta voz:

el amor y la amistad

forman una dualidad

que perdura acá entre nos.

 

Desde aquel gran casamiento

de Robledo y Maldonado,

muchos años han pasado

pero se guarda el momento.

 

Rebozantes de contento

llegaron a este lugar

no supieron que posar

en este bonito sitio,

era apenas el principio

de una costumbre ejemplar.

 

A través de muchos años

ya celebrado el casorio,

fue descanso obligatorio

para los propios y extraños.

 

Aquí cambiaban de paños

y seguían por su camino.

Y al llegar a su destino

bajo una gran enramada,

la pareja enamorada

compartían el pan y el vino.

 

Esta hermosa tradición

quedó grabada en la historia

y se guarda de memoria

en Ocampo y la región.

Con una gran devoción

se levantó un monumento.

Y es un reconocimiento

que hablará a posteridad

de nuestro buen sentimiento.


A %d blogueros les gusta esto:
comprar-ed.com