Fumigarán más de mil escuelas de Tamaulipas para evitar el dengue

La Secretaría de Salud emite recomendaciones y sigue protocolos para proteger a los estudiantes

 

CD. VICTORIA, Tamaulipas.- Como parte de la estrategia intensiva desplegada por el gobierno de Egidio Torre Cantú para hacer frente al dengue, la Secretaría de salud fumigará alrededor de mil 100 edificios escolares de los diversos niveles educativos, desde preescolar hasta superior en todo el estado, con el objetivo de evitar brotes de la enfermedad, en virtud de ser considerados como centros de concentración poblacional.

 

Francisco López Leal, director de Medicina Preventiva dio a conocer que estas acciones, son parte fundamental de la estrategia preventiva del gobierno de Tamaulipas y se realizan en coordinación con la Secretaría de Educación, con conocimiento de los padres de familia y de acuerdo a los lineamientos emitidos por el Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades (CENAPRECE) de la Secretaría de Salud Federal.

 

Detalló que la fumigación en escuelas se realiza generalmente en base a las siguiente normatividad: previo al inicio de clases, a petición de las instituciones, por alta densidades del vector o cuando se confirman casos de alumnos con dengue.

 

Para ello, dijo, se aplicará a lo largo del año más de media tonelada de insecticida, incluido en la lista de insumos recomendada por CENAPRECE para el combate del Aedes aegypti, mosco transmisor del dengue, que tiene la autorización de la Organización Mundial de la Salud con registro en la Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios y es aplicado por personal debidamente capacitado.

 

López Leal detalló que en base a la aplicación intradomiciliaria del insecticida con aspersora portátil, el personal de vectores emite una serie de recomendaciones y protocolos que el responsable de la institución educativa debe seguir para su efectividad.

 

Mencionó que una vez aplicado se deberá dejar pasar por lo menos cinco horas para poder acceder a las áreas fumigadas; realizar limpieza con un trapo húmedo de los pupitres y escritorios para retirar cualquier residuo del producto; barrer humedeciendo el piso y trapear antes de que ingresen los alumnos y evitar el contacto con las paredes donde fue aplicado el insecticida para evitar molestias en la piel o irritación.

 

El funcionario destacó que el insecticida tiene un poder residual de dos meses impregnado en las paredes, por lo que se recomienda no lavarlas ni taparlas, ya que es ahí donde el zancudo suele reposar después de alimentarse.

 

Finalmente, López Leal dijo que es indispensable que las instituciones educativas sigan estas recomendaciones para evitar algún tipo de reacción alérgica que pudiera darse al tener contacto con pupitres, escritorios o pisos que no fueron debidamente aseados.


A %d blogueros les gusta esto:
comprar-ed.com