La Palabra

#‎Noticias desde El ‪#‎Mante

 

Por: Ausencio Martínez Lucio

 

“Embebido en la poesía, he llegado a una conclusión final

sobre el asunto… cada vez que me he enfrentado

a la página en blanco, he sabido que debía volver

a descubrir la literatura por mí mismo.” Jorge Luis Borges

 

Una cuerda para ahogar el silencio

1

Esta palabra

casi tan antigua como el primer sueño

divaga entre la gente   con sonrisa discreta

arroja luz y sombra sobre ojos

y mares

y se sienta a esperar

el fruto que quizá no habrá de posarse

en el hueco de las manos

 

Esta palabra progresa en el estruendo de trenes

y metralla

adopta la estrategia

de treguas engañosas

mientras madura la idea de un ataque suicida

contra el rayo senil

que le llena de asombro

y proyecta la fuerza

de arcángeles y dudas

 

2

Esta palabra se ahoga

si no la pronuncian

Alude la tragedia de Alfonsina

y la indecisión de Sócrates

 

Orilla del círculo vicioso

donde me veo empujado

por la inercia de los giros

que no esconden su inmundicia

/esa mundana condición de decir

lo que debe callarse/

 

Orilla de este sueño funesto

fantástico

que es la vida

 

Humano   debería definirse

por     Lenguado

 

Sentimiento provoca lenguaje

O pensamiento no se concibe

sin llegar a nombrarlo

 

Resulta un absurdo vivir sin contarlo

Sin usar ese rito casi tan antiguo

como mirar al cielo

y de pronto señalarlo

e inundar el aire con un grito

para inventar la manera de no quedarse callado

 

Quería el hombre una palabra para acompañarse

Y se fue quedando solo

a merced engañosa de suicidio

y oraciones

 

3

Esta palabra

Preludio de un contratiempo

sorbe la soledad antes de pronunciarla

muerde labios ansiosos

y lenguas atropelladas

para decir una nueva mentira

el amor es una fuerza

que diezma poblaciones

y se queda esperando la respuesta

que no habrá de llegar

 

Mientras   labios ansiosos

olvidan el sufrimiento de siglos

bajo el rigor de palabras a solas

adheridas

a las cuerdas vocales

 

4

Esta palabra es el fin y el principio

de una duda

de la deuda que adquirimos con nosotros mismos

/somos nuestro peor tirano

nuestro mejor amigo/

Cuando alzamos el rostro ante un rayo

de rigor y de esperanza que provocan la sed

de una probable sabiduría.

 

Esta palabra

no habrá de acabarse con nosotros

ni nacerá tras nuestra muerte.

Será sólo un hueco en el espacio si nadie la pronuncia.

O llegará hasta la cumbre más alta

en cuanto vaya de oídos a labios indefinidamente.

 

Así   esta palabra es una indefinición.

El origen de todo pensamiento.


A %d blogueros les gusta esto:
comprar-ed.com