LOS RECURSOS DE UN GOLEADOR

#‎Noticias desde El ‪#‎Mante

Por Abraham Aguillón

El caso del holandés Robben, el que con su famoso “clavado” en el área le costó al equipo mexicano un penal en contra y su dolorosa eliminación, me trajo el recuerdo de una historia similar, que protagonizó mi sobrino, un legendario ariete del futbol cañero, en un durísimo encuentro con su equipo contra un rival de “El Abra”…un poblado que es la puerta a la zona temporalera.
Aquellos que han visto éste tipo de juegos, de equipos urbanos contra otro formado por futbolistas campiranos, reflejan una rivalidad feróz….
Así, mi sobrino tuvo que sufrir la marca asfixiante del central que no sólo le hacía valer su afán de neutralizarlo sino que igualmente con amenazas verbales trató de intimidarlo la mayor parte de los 90 minutos del partido…
-Aquí no eres nadie.- le decía , y verás que tu fama no vale…..te voy a romper la pierna…ya verás….aquí vales madres….
Acompañando la sentencia con empujones, rodillazos despistados….como suele suceder en cada acercamiento de los rivales al área de los locales.
Un juego durísimo, de muchas faltas y poco futbol, pero los dos equipos buscaban en cada momento las ganas de salir triunfantes, no renunciando al balón y si buscando por todos los rincones de la cancha la oportunidad de armar el ataque.
Entre porras provocadoras contra el visitante, transcurrió la mayor parte de un juego que no veía como abrirse al marcador.
Y ya en el minuto 87, una tiro de esquina le dio oportunidad al visitante de intentar la última.
Entre los normales forcejeos de arietes y defensas, mi sobrino sacó el colmillo super retorcido, experiencia de años de sobre vivir en éstas lides…..
Soportando sin quejarse de que el defensa le respirara en la nuca y los rodillazos de ablandamiento….mi sobrino le tomó la mano a un sorprendido defensa…el cuál al sentir el contacto, hizo el jalón para zafarse …movimiento que aprovechó mi sobrino para dejarse caer como si hubiese recibido un golpe….
El árbitro silbó: ¡Pénalty!
La porra local enmudeció y a pesar de los reclamos, la pena máxima se cobraba.
Mi sobrino, encaminó despacio, midiendo el movimiento del cancerbero rival y con un golpe seco, envió al fondo, mientras el portero se iba al lado contrario….
Nadie festejó, sabiendo que éste triunfo no les daría ocasión de celebrarlo por razones obvias.
Cuando el nazareno pitó el final, todos los visitantes corrieron a las camionetas, ya que como una ola, la porra local se iba contra ellos, con palos y piedras, y que decir de los rabiosos equiperos rivales….
Afortunadamente, todo quedó en una historia más. De un triunfo sacado en base a un recurso de goleador….y al igual que Robben, no todo se forja en habilidad, sino en saber cuándo sacarle partido a la experiencia…y los recursos de un goleador.


A %d blogueros les gusta esto:
comprar-ed.com