MIS COMENTARIOS

 

José Manuel Izaguirre

 

¡LOS PIONEROS!
(Cosas de liderazgo)
(De cuando implementamos el Sistema de Calidad de Coca-Cola en Tampico)

Dedicado a mí equipo de PIONEROS de la Embotelladora de Tampico: (Rogelio Nieto, Paulina López, Monserrat Rodríguez, Leticia Casanova, Estanislao Salas, Miguel Ángel López, Toribio Pérez, Tere Sánchez, Tere Mora, Roberto Herrera, Reyes Reyes, Malcolm Stephens, Tere Casados, y toda su gente. Perdón por la omisión de algunos…)

A mediados de los 90´s, en una reunión de Consejo en Valles, nuestros Presidente y Director nos entregaron a todos los Gerentes de las embotelladoras sendos manuales. 800 hojas contenían. La instrucción fue: Es requisito para seguir manteniendo la franquicia de Coca-Cola, implementar el sistema que contienen estos manuales. Integren un comité y denle para adelante.

Nos daban la tarea, pero nos daban la solución para su “no” realización. “FORMEN UN COMITÉ”.

Fácil. Formamos los comités y delegamos la tarea.

Pasó el tiempo y nada. Pero no solo en nuestro grupo, sino en todo México, nada.

En el 98 me cambian a Tampico y veo en el Sistema de Calidad mi oportunidad para meterme hasta las entrañas de la Embotelladora y con ello enterarme de las fortalezas y debilidades de la operación. Por supuesto, lograr ser los primeros en implementarlo.

En ninguna planta se había implementado el Sistema. De tal suerte que no había a donde ir a ver como se le hacía. No quedó otra que: “Lanzarnos a la aventura en forma decidida”.

Dos o tres años sin que los famosos “comités” lograran nada me habían llevado a la conclusión de que si el Gerente General no se comprometía con la tarea y lideraba los esfuerzos de implementación, poco se lograría o el éxito tendría que esperar mucho tiempo más. Así es que tomé la decisión de encabezar los esfuerzos relativos a la tarea.

Reuní a mi equipo de Gerentes de área y les comuniqué la decisión de iniciar, conmigo a la cabeza, la implementación del sistema de calidad, lo cual consistía en elaborar programas y procedimientos de acuerdo a lo requisitos que imponía la Compañía Coca-Cola en el manual de marras.

El área que más trabajo implicaría (dados sus procesos diversos y de vital importancia) era el departamento de producción. Su gerente, el Ingeniero Rogelio Nieto estaba cargado de trabajo. Era un elemento de los que ahora se llaman 24/7. Mañana, tarde, noche, se veía a Rogelio (Royer de cariño) en la planta. Su responsabilidad estaba probada.

En esa reunión del equipo gerencial pide la palabra “Royer”, se levanta de su asiento, coge el manual y lo azota en la mesa de juntas diciendo: ¿O produzco o implemento el maldito sistema?. Debo decir que me impactó el hecho y de momento me dejó mudo.

Reaccioné y contesté; ¡¡Las dos cosas!!, produces e implementas. Acto seguido agregué; ¡¡Si no lo logramos mi renuncia estará en el escritorio de los patrones. Se hizo un silencio que pareció eterno. Royer toma se manual, se vuelve a levantar del asiento y dice: ¡Vamos pues, no perdamos más tiempo! ¡¡Seamos los Pioneros en la implementación del Sistema de Calidad de Coaca-Cola!!.

Este hecho hizo que la amistad y el respeto mutuo entre Royer y yo se fortaleciera graníticamente. Habíamos sellado con honor una de las tareas más gratificantes de nuestra carrera en Coca-Cola.

No había camino, lo fuimos haciendo. Al principio, mientras tomábamos vuelo, tuve que revisar uno por uno los documentos que se iban elaborando y con mi firma de autorización pasaban a compendio. Poco a poco el cúmulo de papeles fue creciendo, pero comprometidos como estábamos todos, ya no fue necesario que yo revisara todo, pues no alcanzaba el tiempo, pero tampoco tenía los conocimientos técnicos requeridos en los delicados procesos de producción, logística, administración y mercadotecnia.

Fue una bella época, mi equipo hizo un trabajo de “titanes” y por supuesto que tengo que agradecerles toda su dedicación y profesionalismo en este trabajo, que seguramente nos hizo más grandes a todos.

Cuando los auditores de la Compañía Coca-Cola autorizaron la primera fase de la implementación y luego otra fase y otra fase, empezaron a venir gente de plantas de toda la República Mexicana y Sudamérica, lo cual daba foro para presumir. Nos lo habíamos ganado. Fuimos los primeros en todo México en logar esta tarea.

En unos huevos con jamón, la gallina se involucra, pone un huevo, pero el cerdo se compromete con la vida, pone su carne. Nosotros nos habíamos comprometido con nuestro trabajo. Nos salió bien. No fue necesaria ninguna renuncia.

Entendí: ¡¡Si no hay compromiso del líder, el equipo no se comprometerá jamás!!

Ganamos muchas felicitaciones y premios.

Un abrazo para todos mis amigos de FACE.

 

Síguenos y regalanos un LIKE:

Te recomendamos....

Dejar un Comentario