Monitoreo permanente de presas en Tamaulipas

Autoridades de los tres niveles de gobierno asumen su responsabilidad frente a la vigencia de la temporada de huracanes: Jaime Felipe Cano Pérez

CD. VICTORIA, Tamaulipas.- El Gobierno del Estado, que encabeza Egidio Torre Cantú prepara en coordinación con las diferentes dependencias federales y municipales, las estrategias necesarias previas a la temporada de huracanes que inician este primero de junio.

En este sentido la Comisión Estatal del Agua de Tamaulipas monitorea atentamente el nivel de las presas, aseguró Jaime Felipe Cano Pérez, quien indicó que la estrategia que ha señalado el Gobernador Egidio Torre Cantú, exige que cada una de las autoridades municipales, estatales y federales realicen su papel.

En el marco de la integración del Comité de Protección Civil, dijo que frente a la temporada de huracanes en el Atlántico y Golfo de México el objetivo es que todas las autoridades tanto las de nivel municipal, como las del Estado y la Federación, asuman el papel que le corresponde.

El Director General de la CEAT dijo que la infraestructura de los municipios ha recibido el mantenimiento y atención por parte de las autoridades municipales en el Estado, trabajando en la limpieza de drenes.

Cano Pérez comentó que las presas de Tamaulipas tienen suficiente espacio para recibir las lluvias que están por iniciar, y las que rebasaban el 100 por ciento de su capacidad se han desfogado, siguiendo la orden del Comité Técnico de Operación de Obras Hidráulicas de la Comisión Nacional del Agua.

“Se están haciendo desfogues en la Presa de Cerro Prieto ubicada en el municipio de Linares y en la Presa Vicente Guerrero, las dos presas tenían capacidad de almacenamiento superior al 100 por ciento y entonces ese Comité a nivel nacional ordenó que se hicieran desfogues”, señaló.

Explicó que estas aguas se van al cauce principal, en el caso del Rio Soto la Marina y en el caso de la presa de Cerro Prieto sobre el Rio Conchos o San Fernando, y es parte del volumen que sirve para la vida marítima, para la vida acuática en esos cauces y va a dar al mar, finalmente.

Hizo mención en que los desfogues se hacen de manera controlada y no representan ningún riesgo para la población de los alrededores, son volúmenes pequeños que empiezan a desfogarse por un lapso de 4 a 5 días y dejan las presas en condiciones de recibir las lluvias.

“En la frontera por ejemplo las presas internacionales andan abajo del 30 por ciento no tienen ningún problema para estas épocas, las del Cuchillo y la Marte R. Gómez tienen un nivel mayor, calculado arriba del 50 por ciento, pero están en condiciones de trabajar, el Sistema Lagunario Tamesí también presenta unos 15 centímetros por abajo del nivel de operación, así que estamos en condiciones de recibir y operar adecuadamente la infraestructura”, concluyó.


A %d blogueros les gusta esto:
comprar-ed.com