Victoria y Anexas

 

Ambrocio López Gutiérrez/LOS CÍNICOS NO SIRVEN

El periodista Alberto Guerra Salazar recibió recientemente un merecido premio y ese fue el pretexto para una conversación con uno de los columnistas más destacados del noreste de México cuyo trabajo se puede apreciar en El Mercurio de Tamaulipas, El Mañana de Reynosa, Contacto de Matamoros y otros prestigiados medios impresos y electrónicos; a continuación comparto una primera entrega de la amplia conversación con mi amigo y colega.

ALG: platícame brevemente en que consiste el premio y como lo recibiste.

AGS: el premio nacional de periodismo fue instruido hace 38 años por el Club de Periodistas de México; se entregan premios en diferentes modalidades y se propone este premio reconocer el trabajo y la trayectoria.

ALG: tengo entendido Alberto que tu premio es por trayectoria.

AGS: si, es por trayectoria, entregan a diferentes periodistas de entidades federativas, me tocó compartir esta distinción con un periodista de Veracruz y otros representantes de prensa regionales; se entregaron esta ocasión a Carmen Aristegui quien recibió uno de estos galardones; Javier Solórzano y Rafael Loret de Mola pero ellos en géneros específicos; fue una ceremonia muy bonita estuvieron ahí los dos nuevos concesionarios de televisión abierta, estuvo también presente el director general del Politécnico que da una idea de la importancia de la ceremonia; en trayectoria si, a mí me premiaron, empecé en este oficio hace 46 años, yo empecé en un periódico de Reynosa, a partir de entonces incursioné en otros medios hasta llegar ahora aquí a Ciudad Victoria donde ya tengo un nivel de independencia en el sentido que no pertenezco a una redacción en particular si no que mi trabajo lo distribuyo en diferentes medios impresos, de radio, de internet y eso me permite ser más versátil en el manejo de la información.

ALG: ante los periodistas de trayectoria o los buenos periodistas el lector no permanece indiferente, hay gente que te ama pero también hay gente que te odia, ¿cómo lo explicas?

AGS: bueno esto se da en todas las actividades profesionales, en todos los oficios hay gente que te reconoce y hay gente que te repudia, cada quien tiene su explicación del parqué ocurre así pero yo puedo decir que soy una persona tranquila que hace su trabajo con apego a los cánones, a la ética que puede conservar un nivel de credibilidad que distingue al trabajo de los demás compañeros y bueno a algunos les gusta el estilo del trabajo y algunos otros no y ellos ejercen el privilegio del lector de decidir si me leen y no me leen, yo estoy contento con el nivel de aceptación que percibo que algunos lectores amigos anónimos me manifiestan de diferentes maneras y eso me estimula en mi trabajo, más que un premio, más que un galardón o un reconocimiento público, lo que a mí me estimula es esa experiencia que me encuentro en la calle o en el café, en otros lugares, de personas que me dicen haber leído algunos trabajos míos eso es lo que a mí me tiene muy estimulado para seguir adelante y tratar de mejorar este trabajo.

ALG: Ryszard Kapuscinski decía que los cínicos no sirven para este oficio ¿tú crees que se requiere ser buena persona para ser buen periodista?

AGS: por supuesto que sí, es la tesis fundamental de este periodista, pero ser un buen periodista tiene que ser una buena persona; a mí me lo explicó de otra manera en otros tiempos Ricardo Arroyo Rubio que fue uno de mis maestros de periodismo, él decía: si tú tienes calidad para hacer tu trabajo, no tienes que especializarte, vas a seguir espontáneamente porque ya lo tres en tu naturaleza, ser un buen mecánico en la vida, porque te dedicas a eso, vas a ser un trabajo muy bueno si vas a hacer carpintero, albañil, médico, lo que tu escojas; vas a triunfar porque esa es tu naturaleza; para hacer el bien para hacer lo correcto y bueno es lo que diferencia a las personas y la gente lo percibe y lo identifica y así se puede preferir pero si, para ser periodista tienes que tener entusiasmo y tener vocación de servicio.

ALG: Alberto, muchos han hablado del martirologio, del sufrimiento, de la victimización, tú eres gozador, háblame del placer que da ser periodista.

AGS: bueno pues esto es una sensación cotidiana porque tu obtienes diferentes tipos de satisfacción del ejercicio del periodismo, uno de ellos es la primicia cuando tu consigues una información exclusiva antes que nadie, publicarla te da un gusto porque significa que te esmeraste más que tus otros compañeros del mismo oficio y también me da gusto y satisfacción de decirlo de este oficio cuando consigues que una información tuya le haga un bien a alguien de muchas maneras; es más satisfactorio dedicarse a este oficio porque te proporciona íntima satisfacción, porque haces el bien; yo me acuerdo en alguna ocasión que un lector me preguntó de un médico del que hicimos un reportaje por su especialidad que era el tratamiento para personas con discapacidades entonces los pusimos en contacto; este doctor hizo un tratamiento a una paciente y la alivió de sus problemas que le impedían caminar; esto fue muy importante para este lector porque había tratado con otros tratamientos sin éxito y una información nuestra le alivió.

ALG: según tu posición ¿cuál es la opinión que guarda el lector del oficio de ser periodista en estos momentos en la región o en Tamaulipas?

AGS: la pregunta es muy ambiciosa yo te la contesto en este contexto de la calidad; yo soy un periodista empírico porque cuando yo empecé no había escuelas de periodismo publicas ni privadas pero a través del tiempo hemos aprendido que ser autodidacta es muy valioso para el periodismo porque a pesar de que no tienes conocimientos académicos universitarios, te das tu habilidad para aprender sobre lo que escribes; actualmente ya tenemos hasta doctorados en periodismo y hay otro acicate para compañeros que sigan cultivándose y mejorar la calidad de su trabajo; desafortunadamente tenemos una serie de factores que impiden que todavía el periodismo de Tamaulipas tenga un buen nivel ¿porque ha ocurrido esto? bueno porque básicamente los patrones, los dueños de los medios pagan muy poco este oficio, entonces eso provoca que las personas que estamos en este medio no nos preocupemos por mejorar en la búsqueda de un ascenso económico y eso nos lleva a un circulo vicioso; no mejoro porque tú no me pagas, no me pagas, no mejoro, eso se refleja en un periodismo chato, de una medianía que debimos haber superado hace mucho tiempo; yo creo que en la medida en que los medios tengan una mayor conciencia social, vamos a mejorar; ahorita no es posible pensar que vaya a ocurrir porque tenemos una depresión que afecta a las empresas.

Correo: amlogtz@prodigy.net.mx


A %d blogueros les gusta esto:
comprar-ed.com