Vida Diaria

 

Rosa Elena González

Lo importante es ser feliz…

A unos cuantos  días  de  celebrarse  el día  del Amor  y  la Amistad en  todos los comercios  ya  ofertan  sus productos  y  servicios, lo extraordinario  es  que  aunque mucha  gente  se  queje  que  aun resiente los estragos  de  la cuesta  de  enero  ya andan  separando  sus regalos  para  agradar a  sus amores  y  amistades.

Bueno, hasta los restaurantes ya tienen  lista de reservaciones  y  dueños  de moteles  aseguran  que apenas  inicio  el mes  de  febrero  aumento el flujo  de  parejas visitantes,  pero  que  esperan  como cada  año el 14 de  febrero las ganancias sean mucho  mejor.

Seguramente  el 14 de febrero habrá comercios satisfechos por las altas ventas, restaurantes  a  tope y como dijo el propietario  de  un motel,  muchas parejas  felices, aunque la verdad es  que  para  muchos esa felicidad  es momentánea.

El verdadero amor  no es cuestión de  un  día,  se  siente  en  todo momento, no se  necesitan  fechas determinadas para demostrarlo, la amistad  sincera tampoco es  aquella  que  requiere  un numero en el calendario para celebrarse.

Cierto  que es  emocionante que el  día  de San  Valentín las  expresiones  del sentimiento  sean  mayores, que  se celebre con  alegría, pero  es  aún  más importante que se  le recuerde  a  los amigos y amores que estamos ahí, que siempre  pueden  contar  unos con otros,  que  la amistad  es infinita, que el amor es más grande  que  un perfume, un  anillo o una  noche de pasión.

Tristemente  en  esta vorágine los  sentimientos parece comienzan aquedarse  en el camino, que mueren por  conveniencia  o  se ofertan  al mejor postor pero eso no  es  la felicidad, porque siempre  quedara  un  vacío,  luego llega la  soledad y con  ella la  tristeza  el alma.

Es  triste las amistades  y amores  fenezcan  ante la conveniencia, porque uno de los objetivos principales del ser  humano es ser feliz, sonreír. Decía OCTAVIO PAZ  que la mayoría de los problemas de la humanidad se  generaban  precisamente  porque la gente  ya no  sonríe, porque no  es  realmente  feliz, nada  le satisface.

Tenía  razón OCTAVIO PAZ, claro que  siempre  se debe luchar  por lo que  se  quiere  sí, porque  cuando se  logran  los objetivos se siente  felicidad, pero jamás desprenderse de los sentimientos más puros que engrandecen  el espíritu  y dan  tranquilidad, como es  el verdadero amor y  sincera  amistad, ese  que  se  lleva a flor de piel y  que no necesita  fecha  en el calendario  para  manifestarse.

Cuando se conjuga  el  esfuerzo, el amor y  se  tienen  amistades  verdaderas  se  tienen  vidas exitosas,  hay  más sonrisas, mayor  satisfacción y  explosiones  de  felicidad.

Claro  que  no se  está  en contra  de la mercadotecnia por el día de San Valentín, también  es  válido, pero es solo una  fecha, que  debemos disfrutarla  si, que  se es propicia para buscar congraciarse  con la gente,  también, pero ojala todos los seres humanos tuviéramos la sensibilidad para darle el justo valor a las cosas y no se ofertara el corazón.

La amistad es el tesoro más hermoso, valioso y difícil de encontrar, cuando se tiene se debe proteger, no permitir que pierda su valor, su belleza ni su esplendor, se debe cultivar con esmero, darle abono de paciencia, comprensión, regarla constantemente con palabras de aliento emanadas del corazón que permita que crezca, florezca y se mantenga viva todos  los  días  del año.

 


A %d blogueros les gusta esto:
comprar-ed.com