Vida Diaria

#‎Noticias desde El ‪#‎Mante

Por: Rosa Elena González      

 

Constructores y destructores…

 

Se les conoce, trata y califica diferente aunque ambos construyen y destruyen por igual, le hablamos de los maestros profesores y los maistros albañiles, unos construyen el futuro educativo de la sociedad y los otros casas, bienestar.

 

Ambos, Maestros y maistros, tienen muchas similitudes pero marcadas diferencias sociales, económicas y laborales.

 

La similitud es que el oficio de albañil y la profesión de maestro se festejan en el mes de mayo y los trabajadores de ambas actividades mantienen con sus cuotas a liderzuelos corruptos, la diferencia es que unos les pagan a sus dirigentes sindicales para laborar menos mientras que los otros lo hacen para que les permitan trabajar más.

 

Los maestros tuvieron la oportunidad de prepararse profesionalmente para, en teoría, cimentar las bases educativas de las nuevas generaciones, lamentablemente muchos no eligieron la profesión por convicción sino por comodidad y ambición, porque alguien les dijo que los maestros son bien pagados, tienen muchos días de asueto, además de largas vacaciones, prestaciones y si son amigos del líder sindical pueden vivir sin trabajar.

 

Mientras que los maistros no tuvieron otra opción, aprendieron el oficio de albañil por necesidad, no tienen un trabajo fijo, el salario depende de lo trabajado, la mayoría carecen de prestaciones, ni pensar en vacaciones pagadas, y si están afiliados a la CTM peor, les cobran por trabajar y cuando requieren ayuda el líder sindical los deja en su desgracia.

 

La tarea de los trabajadores de la educación, los maestros, es construir los cimientos, las bases educativas para que las nuevas generaciones forjen su preparación profesional, sean gente productiva y ciudadanos con valores, aunque muchas veces eso es lo que menos hacen y la educación es tan deficiente y débil que no soporta la construcción de un buen futuro.

 

De los trabajadores de la obra, los maistros, ellos construyen desde los cimientos la protección de las familias, los hogares, igual construyen los centros educativos, médicos y de asistencia social, en síntesis, tan loable es una actividad como lo es la otra, claro siempre y cuando se hagan con responsabilidad, profesionalismo y dedicación.

 

Los maistros construyen puentes y edifican, los maestros hacen los puentes y destruyen los planes educativos de los niños, pocos son los que quieren edificar generaciones preparadas, con educación de primera para que sus alumnos puedan enfrentar los retos de los nuevos tiempos.

 

Tanto maestros como maistros festejan su día en mayo, los trabajadores lo hacen trabajando, el 3, Día de la Santa Cruz, solo se distraen un rato de sus faenas para convivir, nadie los felicita, para los profesores el Día del Maestro es de asueto, son muy felicitados y hasta reciben incentivos por su trabajo, dirán que unos se quemaron las pestañas estudiando para tener esos privilegios y los otros no, y tienen razón, pero también es cierto que unos tuvieron más oportunidades en la vida y no por eso la gente es diferente.

 

Habrá maestros que se indignen por la comparación con los maistros, pero la gran mayoría de las veces es más digna la actividad que realizan los albañiles.

 

Ambas actividades juegan un importante rol, se requiere tanto de unos como de otros para que esta sociedad camine, edifique, forje, eduque, requerimos de buenos maistros albañiles y extraordinarios maestros, profesionales de la educación.

 

Toda sociedad necesita de ellos, así como los maestros requieren de los maistros y los maistros de los maestros, en síntesis, como dijera la vecina, doña TOÑA, son iguales pero diferentes.

 

vida.diaria@hotmail.com | Twitter@VidaDiaria1 | Facebook: Rosa Elena González


A %d blogueros les gusta esto:
comprar-ed.com