Vida Diaria

#‎Noticias desde El ‪#‎Mante

Por: Rosa Elena González   

La farsa llamada Marcos…

La necesidad, la inocencia y como dijo LUIS DONALDO COLOSIO  MURRIETA, el hambre  y la sed de justicia social de los desamparados la huelen los oportunistas y farsantes, y como buitres buscan hacer de todo ello su botín político o económico.

Las circunstancias adversas de la  gente  pobre son las que aprovechan  los farsantes, que se visten de buenos y aparecen como redentores del pueblo cuando en realidad son delincuentes en busca de poder, fama, y fortuna que es cimentada en el dolor de los desamparados.

Mire, ahora resulta que aquel hombre que se vistió de gloria, al que los medios de comunicación nacionales  e internacionales  dibujaban como el súper guerrero, culto, valiente y audaz que defendía a los pobres, que se decía le robo la mujer a un presidente de Francia, no es más que  un farsante y el mismo lo reconoce.

Le hablamos del Sub-Comandante MARCOS, el  que puso de moda los pasamontañas y las pipas porque daban aire enigmático e interesante, el hombre que los mexicanos en  su momento vimos como héroe y que dijo formó la guerrilla chapaneca para defender a los indígenas, si, ese mismo que aparecía en entrevistas nacionales e internacionales pero que nunca dio la cara, supuestamente, para cubrir su identidad, aunque todo mundo supiera que se trataba del tamaulipeco RAFAEL GUILLEN VICENTE.

Oriundo de Tampico, Tamaulipas, educado en colegios Jesuitas, el hermano de  la ahora Subsecretaria  de Gobernación MERCEDES DEL CARMEN, PALOMA, GUILLEN  VICENTE se mostraba en los escenarios nacionales e internacionales como hijo del pueblo, con gran inteligencia, misma que le ayudo a sobresalir.

Claro que es inteligente, además de hábil, que sabe que le conviene, así engañó a los indígenas chapanecos que llevó  a una guerrilla con palos en forma de fusiles, enviándolos a la muerte, a ser encarcelados injustamente, mujeres y niñas violadas, niños reclutados, mientras él montaba la farsa con su botarga.

 Cínicamente el  Sub-Comandante MARCOS dice  que  ya no se necesita esa  farsa, que la botarga  que le dio vida, poder, fama, fortuna y provocó muertes y encarcelamiento de indígenas chapanecos que creyeron en ella, dejara  de existir.

MARCOS,  RAFAEL GUILLEN, reapareció después de cinco años, y lo hizo solo para decir que sería la última vez que se  le vería como tal, que la figura que le dio vida al Subcomandante solo fue una botarga mediática, que sirvió en su momento, pero que ya no es necesaria, ¿dejara las armas de verdad, que otra farsa inventara, será que ya no hay necesidades en Chiapas y todos los campesinos  ya tienen sus  tierras, se les respetan los derechos a los indígenas, y se resolvieron todos los problemas del país, o cómo?, no, nada ha pasado y ni siquiera puede defender la bandera  que enarbolaba sobre  la defensa de la dignidad de  los pueblo es indígenas, la gente pobre y el bienestar del país.

 “Quisiera pedirles a los compañeros y compañeras de la Sexta que vienen de otras partes, especialmente a los medios libres, su paciencia, tolerancia y comprensión para lo que voy a decir, porque éstas serán mis últimas palabras en público antes de dejar de existir”, dijo RAFAEL GUILLEN ayer en su última aparición como sub-comandante

En la página zapatista “Entre Luz y Sombra”,  también asegura que su figura  solo fue una botarga creada a partir de rumores que filtraba a la prensa, incluso, respecto a su muerte o enfermedades, porque así convenía a sus intereses y agregó que la “farsa del subcomandante” es innecesaria actualmente para el zapatismo, ya que andaba con sinceridades y cinismos de farsante hubiera  dicho que su retirada es por atender a sus propias conveniencias y las del sistema.

En fin, la situación es que el Sub-comandante MARCOS se quita la máscara, dice que su figura era  una farsa y anuncia la retirada, se le acabo lo guerrillero, murió su valentía

Triste caso, ya no tenemos al Santo, el enmascarado de plata que peleaba hasta con marcianos, tampoco contamos con la astucia del Chapulín Colorado para defendernos, se murió Chucho El Roto, dejo de defender a los pobres  de las injusticias y ahora resulta que hasta morirá el Sub-comandante MARCOS, como dijera Cantinflas, “no hay  derecho”…  lo que no hay es vergüenza de RAFAEL GUILLEN  VICENTE, el farsante.

 

 

 

vida.diaria@hotmail.com | Twitter@VidaDiaria1 | Facebook: Rosa Elena González


A %d blogueros les gusta esto:
comprar-ed.com