Vida Diaria

 

Rosa Elena González

 

Juventud en éxtasis…

 

Quisiéramos que lo que le platicaremos fuera solo un fragmento del  libro Juventud en Éxtasis de CUAHUTEMOC SANCHEZ  basado en la vida de un joven universitario que tiene que pasar por una enfermedad de transmisión sexual para darse cuenta de que lleva una vida equivocada y durante su tratamiento cambia de manera de pensar con respecto a las relaciones sexuales y lo que es realmente hacer el amor, pero no, hoy son muchas las historias, son muchos los jóvenes que a más temprana edad, secundaria, se dejan llevar por sus impulsos sin medir las consecuencias.

 

De verdad que han cambiado los tiempos, o quizá es que se han relajado los valores, pero el caso es que el despertar sexual de los jóvenes hoy día parece ser es más temprano de lo que se debería, y lo peor, chicas y chicos no tienen la precaución de cuidarse, irresponsablemente creen que una enfermedad de transmisión sexual o embarazo a ellos no les sucederá.

 

Antes se decía que la mayoría de los chicos de secundaria se escondían para deleitarse con revistas prohibidas y en su imaginación trasladarse al país de sus fantasías, mientras que muchas  jovencitas en las pijamadas platicaban de besos ardientes imaginados, pero ahora lo hacen realidad y llevan al límite sus osadías sin procurarse por los riesgos, no miden las consecuencias.

 

No hace mucho tiempo eran muy contados los casos de jovencitas con embarazos precoces pero ahora es grande el número de niñas que juegan a ser madres con muñecos de carne y hueso.

 

Hoy muchas niñas pasan a ser  mujeres en un rato sin tener idea del cambio que dará sus vidas, y muchos muchachos tampoco se preocupan por una enfermedad o una paternidad adelantada donde después  ya nada  será igual.

 

¿Qué está pasando con esta juventud? Quizá es un todo, desde la escases de valores, falta de atención, rebeldía, que los programas de educación sexual y prevención de embarazos precoces han fallado, pero es un hecho que van demasiado aprisa.

 

Lo anterior viene a colación porque aparece información que allá en Tampico detectaron que solo en dos secundarias hay 27 jovencitas embarazadas, esos son los casos confirmados, quien sabe cuántas escuelas más tengan situaciones similares que aún no están en la estadística.

 

Es muy alármate el porcentaje de jovencitas, casi niñas, que ya tienen que enfrentarse a la responsabilidad de ser madres a temprana edad.

 

Como diría la abuela, aún no saben ni peinarse bien pero ya tienen que aprender a poner pañales, pero no es solo cambiar pañales, el traer al mundo a un bebe es una gran bendición sí, pero una responsabilidad mayor, para personas mayores, no para niños que apenas comienzan a vivir.

 

Los principios, la convivencia familiar y comunicación con los hijos es fundamental, es tan delgada la línea entre lo que se debe y lo que no se debe hacer que se tiene que cuidar para que no se vaya a romper, la juventud es impetuosa y en muchos casos adolece de sensatez,  ya si de plano ante la pasión sucumbe la educación pues  deben de tener precaución.

 

Porque al ser madre a temprana edad no solo se está coartando la posibilidad de disfrutar la maravilla de la juventud sin tener responsabilidad mayor como el alimentar, educar y cuidar a un bebe, también problemas físicos, alteraciones emocionales, desequilibrios económicos.

 

Cierto, la juventud es impetuosa y son diferentes factores que pueden provocar despierten a la sexualidad  a temprana edad,  las niñas deben darse cuenta que su cuerpo es su templo, que deben aprender amarlo y respetarlo, si corren pueden caer.

 

¿Qué sucede con los jovencitos de hoy? Quien sabe, quizá nos alcanzó el tiempo, pero lo cierto es que sea la época que sea los valores, responsabilidad y obligaciones deben de estar bien marcadas entre padres e hijos.

 

Por supuesto que el sexo no es malo, pero para todo hay tiempos y espacios, el que cada día aumenten las cifras de jovencitas con embarazos precoces es una situación verdaderamente alarmante y en la que se tiene que poner atención.

 

Donde están los padres, donde los programas de educación sexual, urge comenzar a concientizar a nuestra juventud, que se apliquen bien los programas de prevención de embarazos tempranos para que disminuyan los casos de madres adolescentes.

 

Se requiere de jóvenes sanos, menos embarazos a temprana edad y más juventud extasiada de felicidad viviendo responsablemente una vida plena.

 

 


A %d blogueros les gusta esto:
comprar-ed.com