VIDA DIARIA/

 ROSA ELENA GONZALEZ

 

 

Candidato ganado en encuestas y perdido en elecciones…

 

Sin duda alguna una buena encuesta, realizada por una casa de medición seria y reconocida, sirve como fotografía del momento, para medir el sentir de un pequeño segmento de población, no en lo general.

Las muestras en las mejores encuestas no pasan de las 5000  para todo el país, en un Estado 3000 y en un municipio en ocasiones hasta de 300, además depende mucho de donde se realicen el resultado que arrojen.

Lo peor es que en algunos casos quienes contratan las encuestas les marcan a los encuestadores donde deben de realizarse las muestras, incluso a que personas entrevistar y, claro, ahí arroja el resultado que desean lograr pero esos sondeos no sirven más que para gastar y engañar.

Otra situación es que en ocasiones los ciudadanos actúan como muchos políticos encumbrados, una cosa es lo que dicen y otra muy distinta lo que hacen a la hora de la elección.

En síntesis, las encuestas hoy no reflejan el resultado de una elección, son muchos los factores los que pueden influir en una medición y lo más importante, la gente ya aprendió a mentir por diversos motivos, no perder el empleo, los apoyos o congraciarse con el poder, porque saben que quienes mandaron hacer las encuestas su nombre o dirección pueden saber.

Igual es verdad que aunque muchos políticos saben que no es tanta la aceptación, que tienen con el electorado, porque ni siquiera han hecho territorio o les conocen en las colonias, hacen todo para dar la percepción de que si pueden ganar, pagando encuestas le apuestan a una mentira repetida varias veces esperando se haga realidad confundiendo a la gente, pero eso ya no funciona.

Cuando un candidato está muy bien posicionado en una encuesta seria, con metodología correcta y con universo amplio de encuestados al azar en diferentes sectores, no necesita estar publicando resultados de sondeos a cada rato.

Con fines de marketing empresarial son mucho más exactas las mediciones de opinión, en campañas políticas ya se han viciado mucho y por lo general los resultados son adversos a los que sus pagadores publicitaron.

Incluso los sondeos de opinión que se realizan en las redes sociales son inciertos, depende de los likes comprados para tal o cual candidato, en ocasiones no es cuestión de percepción o aceptación de un personaje sino del dinero que gaste hasta en instalar un centro digital con infinidad de cuentas solo para la ocasión.

Para muestra, la elección en Tamaulipas del 2016, recordemos que se publicaron un montón de encuestas que daban amplia ventaja a BALTAZAR HINOJOSA hasta en las redes sociales, ¿Qué sucedió? el resultado fue todo lo contrario a lo que publicaron, un arrollador triunfo del ahora Gobernador FRANCISCO GARCIA CABEZA DE VACA.

Igual, si las encuestas realmente reflejaran el sentir de la gente, ANDRES MANUEL LOPEZ OBRADOR ya hubiera sido presidente de México.

Esa es la muestra clara, ANDRES MANUEL LOPEZ OBRADOR como candidato a la presidencia de México gana encuestas pero pierde la elección.

Así es que es mejor no dejarse manipular por los sondeos de opinión, ni por ellos entrar en discusiones con amigos o familiares, bueno ni siquiera en las redes sociales, recordemos que no todo lo que parece es, menos si nuestra percepción de las cosas es distinta, hoy las encuestas no reflejan el resultado de una elección.

Seguramente en este proceso electoral más que nunca se verán candidatos que ganaron encuestas pero perderán en las urnas.


A %d blogueros les gusta esto:
comprar-ed.com