Vida Diaria

Por Rosa Elena González

Ellos tendrán amarga navidad…

La Navidad es  amor, felicidad, alegría, festejar  que  nació  el  niño JESUS, pero para  los padres  de  los 43 normalistas de  Ayotzinapa que fueron desaparecidos no  habrá  nada  que  festejar porque hace  tres meses que les  secuestraron  la felicidad, arrebataron  una  parte  de sus  vidas y les asesinaron  la alegría y lo peor es que ni  siquiera  tienen  una  tumba  donde llorar.

Esos pobres padres van  como autómatas  por  la vida, sin amor  ni  esperanza, se aferran a que  suceda  un  milagro y  encuentren  a  sus  hijos con vida, aunque en  su corazón  hay poca  ilusión, triste,  y la Navidad la vivirán  sin  emoción.

No  hay  nada  que  reconforte  a  un  padre  que  ha  perdido a un  hijo y para los padres de  los  normalistas  de Ayotzinapa seguramente  su  sufrir  es peor por las condiciones en  las que  desaparecieron  sus  hijos, el imaginarse la tortura, el dolor, la desesperación  que  sufrieron  sus  hijos, toda esa situación los  tiene muertos  en  vida, para  ellos esta  Navidad será  amarga.

Lo  peor del caso es que mientras los padres  de  los muchachos desaparecidos ni siquiera  tendrán  tranquilidad  para una  cena  de  Noche Buena porque para  ellos ya no existen, los autores  intelectuales de ese presunto asesinato podrán  tener buena  Navidad, no como la que tenían, pero en comparación a los pobres padres, pues si la tendrán.

JOSE LUIS  ABARCA, aún  en  prisión, tiene  privilegios y  puede  pagar  para  tener  una buena  cena en compañía de sus  familiares y su  esposa esta  aún mejor  porque  ni siquiera ha  pisado ningún  reclusorio.

Hace  tres meses  de que cortaron  la voz de  un  grupo de  jóvenes  que  desapareció  junto con  su  idealismo, 90 días en  que  los padres  de  esos muchachos buscan sin encontrar una  respuesta convincente a  lo sucedido  con  sus  hijos, 90 noches  en  vela,  esperando ver llegar a sus muchachos o, ya de perdido, al Procurador  de  Justicia JESUS MURILLO KARAM sin  cansancio y  preocupado por esclarecer los  hechos.

Llega  la Navidad  y a  los padres de los estudiantes de  Ayotzinapa no les llega  el sosiego porque  ni siquiera  tienen  el consuelo de  haberle dado a sus  hijos cristiana  sepultura.

Ayer  en  las redes  sociales encontramos un  video donde algunos padres de  los 43 muchachos  desaparecidos en  Iguala, Guerrero envían  un  mensaje y  dicen  que  sin sus  hijos ya  nunca  más tendrán Navidad, al ver  sus  rostros se  estruja  el alma y el escuchar  sus  voces  entrecortadas por la rabia  y  el dolor se  siente impotencia.

El video fue subido al  YouTube alrededor  de  la una  de la tarde  de  ayer lunes, padres  y familiares  de  normalistas de Ayotzinapa relatan  cómo eran las navidades  antes y  como la vivirán  ahora  que no están  sus  hijos con  ellos.

Los que  hablan  en  el video exigen a  las autoridades federales que  de  una  vez y por todas  se  apliquen  en  la búsqueda  de  sus  hijos, dicen  que con  vida  se los llevaron  y con  vida  quieren  que  se los regresen, pero en  su rostro se  ve el rastro de la desolación,  la desesperanza  de  que  sus  muchachos puedan  aparecer  como  el que  ya fue  encontrado e identificado, muertos.

Con  los ojos inundados por las lágrimas miran  al cielo esperando DIOS  les  dé  una  respuesta  porque en la tierra, las  autoridades no les dan ni  audiencia.

El video que  tiene  una duración de  2  minutos y  27 segundos y esta  subtitulado en  inglés y fue publicado por  un  usuario que  se  hace  llamar  Ojos  de Perro,  el breve  documental es un  grito desesperado a  las autoridades para que  resuelvan  el caso Ayotzinapa, es  una  súplica a la sociedad  para  que también  pidan  justicia y apoyen  a esos padres  desesperados que este  año tendrán  la más amarga  de  las navidades.

vida.diaria@hotmail.com,Twitter@VidaDiaria1,FB Rosa Elena Gonzalez.

 

Síguenos y dale like:

Publicaciones relacionadas

Leave a Comment