VÓRTICE

 

Por Martín Jaramillo Luna

HARTAZGO LABORAL

Los nuevos procesos electorales se han caracterizado por ser definidos no tanto por la oferta política de quienes contienden para un cargo de elección popular, sino por el hartazgo, palabra que vino a ponerse de moda recientemente en los procesos electorales, el hartazgo social es el fenómeno de ya no querer tolerar los mismos vicios y las mismas arbitrariedades de un gobierno hacia su pueblo y por ello voltean la mirada a nuevas opciones de gobierno.

Al ser los sindicatos parte de esa sociedad civil activa y proactiva, también forma parte de ese sentimiento del ya basta, y por ello el hartazgo laboral, donde ya no toleran a los dirigentes sindicales que abusan de ellos, que los venden como producto de desecho, y que se enriquecen a sus costillas.

Eso es lo que sucede en la actualidad con el Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social, sección X, donde los trabajadores del IMSS de todo el estado ya están hartos de los abusos de sus dirigentes sindicales, de la “pareja del daño” como le han llamado a Pedro Luis Ramírez y Beda Leticia Gerardo Hernández, quiénes han medrado, vendido y se han enriquecido con ola base sindical a más no poder.

La dirigente actual de este membrete es la diputada local plurinominal por el PAN Beda Leticia Gerardo Hernández, es de membrete por que quién realmente toma las decisiones es su marido el ahora candidato al puesto de su consorte Pedro Luis Ramírez Perales, quién por cierto hace gala de su poderío siendo capaz hasta de callar a su mujer delante de los medios de comunicación para lucir él, tal como lo hizo en la tierra de ambos, en Mante con motivo de un supuesto informe legislativo de los dos.

Mercadeo de plazas, amenazas y hostigamiento laboral, beneficios laborales selectivos, venganzas familiares, ascensos (sobre todo del sexo femenino) por favores “especiales” hechos a Pedro Luis Ramírez o alguno de sus cercanos colaboradores, robo de medicamento de la institución, robo de equipo de la institución y hasta un homicidio, son las lindezas de las que se habla de los extravagantes dirigentes de los trabajadores del IMSS, quienes hasta una asamblea seccional hicieron fuera de su jurisdicción con la idea de que no hubiera quién les hiciera ruido.

Pedro Luis y Beda, dicen los trabajadores, no tienen escrúpulos, ya incluso nos preguntamos en cada elección ¿ahora que somos priistas, panistas o de que color?, pues en cada elección vendían la base sindical al mejor postor, de hecho en la elección de 2013 le vendieron a Pablo González León la ilusión de miles de votos provenientes del sindicato, este cedió lugares tanto en el cabildo como en la estructura municipal a cambio de nada los votos nunca llegaron, efecto similar sucedió con el PAN donde hasta diputaciones sacaron por que vendieron los votos de los que supuestamente son dueños a ese partido en las elecciones del 2016.

Lamentablemente para ellos, sus mentiras rápidamente se caen, tal es el caso del partido que los postuló para ser diputados, el cual ya no los tomó en cuenta para el pasado proceso electoral en el que no tuvieron participación alguna y ningún partido quiso auspiciar sus pretensiones tan caras.

Al igual que en la sociedad se dan los ciudadanos que enarbolan las causas de quienes están hartos de sus gobiernos, en este sindicato hay un fenómeno similar en la figura del médico Raúl Andrés Montesinos Olvera, quién encabeza la planilla Naranja y bajo la consigna de No más Opresión, no más mentiras, no más abusos y amenazas, avanza conquistando cada día más adeptos, se ha vuelto un fenómeno sindical este joven médico.

El candidato de la planilla naranja tiene una ficha curricular impresionant6e para ser tan joven pues especialista en medicina familia con maestría en docencia, actualmente es dirigente del sindicato en la unidad de medicina familiar número 67 en la capital de estado, y coordinador de Fomento a la habitación de la dirigencia seccional, de los pocos espacios que la disidencia pudo arrancar, siendo además coordinador de cursos de capacitación del IMSS y tutor de los mismos.

Lo cierto es que en el sindicato del IMSS y en sus trabajadores la Fuenteovejuna ya despertó y el 4 y 5 de septiembre van a cobrar caras las ofensas a la actual dirigencia sindical por los 6 años de abuso uso de la base trabajadora.

Hasta la próxima

 


A %d blogueros les gusta esto:
comprar-ed.com