fbpx
32.9 C
Ciudad Mante
lunes, agosto 10, 2020

Algo mas que palabras

Te puede interesar

COMPARTIENDO DIÁLOGOS CONMIGO MISMO

CADA CUAL EN SU PROPÓSITO, Y DIOS EN EL ÁNIMO DE TODOS (Antes de acusar a nadie, hay que acusarse a uno mismo, para no desmembrarse...

MUSEO DE GUTENBERG

En mis últimas vacaciones largas, tuve la fortuna de poder viajar al exterior de México y conocer un poco de Alemania, hoy con la...

DEL CORAZÓN, EN DOS TIEMPOS

1 Cuando yo era niña mi hermana vivía en otro mundo. En el mío no había cines ni librerías, pero mi hermana llegaba cada verano...

PENSAMIENTOS

Es posible que estés ahí, al otro lado de la pantalla. ¿Así se dice? Quiero decir, siento que lees lo que publico en la telaraña virtual. Me...

Por Víctor CORCOBA HERRERO/ Escritor

El MOVIMIENTO COOPERATIVO COMO CULTURA

“No existe una mejor prueba de avance humanitario que la del espíritu cooperante”

Hay fechas que debieran ser inolvidables. Una de ellas, es la que se celebra cada primer sábado de julio desde 1923, propiciada por el movimiento cooperativo, siempre en disposición de hacerse todo con todos, sin buscar la vanagloria personal, sino el acceso a la creación de riqueza y la eliminación de la pobreza; no en vano, los miembros contribuyen equitativamente y controlan democráticamente el capital de su cooperativa.

Precisamente esta gratuidad de donarse, de entregarse a las personas y no a ese frío mundo de las finanzas, hace que las cooperativas hayan sido reconocidas como asociaciones verdaderamente integradoras,  a través de las cuales los ciudadanos pueden mejorar sus vidas de manera positiva, mientras a la vez contribuyen a la inclusión de su gente, tanto afectivamente como activamente, puesto que su ánimo cooperante está basado en las relaciones y no en la producción.

Hoy sabemos que más del 12% de la población mundial es cooperativista de alguna de las tres millones de cooperativas del planeta y que, éstas emplean a millones de personas en todo el mundo, pues no solo se ocupan de la cooperación entre cooperativas, también se preocupan por la comunidad a la que se entregan y sirven. Sin duda, no existe una mejor prueba de avance humanitario que la del espíritu cooperante. A mi juicio, la humanización sólo se presenta cuando la coexistencia de culturas adopta cultos determinantes de colaboración y concurrencia recíprocos entre sí. No olvidemos, que todo es resultado de un esfuerzo; y, como tal, requiere del empeño de todos, para que la civilización permanezca y no se hunda.

En efecto, esa formación e información transparente, además de ese espíritu colectivo autónomo e independiente, de afiliación voluntaria y abierta, debe concienciarnos, ya no solo para fortalecer y ampliar las alianzas, sino también para ejemplarizar actitudes en un mundo globalizado como el presente, donde ha de regirse por un conjunto de valores como los del movimiento cooperativo; de lo contrario, la desigualdad y los excesos crearán sociedades insostenibles.

Con su singular y distintivo énfasis en los principios, el movimiento cooperativista ha demostrado ser un referente en la construcción de un espacio más habitable, con un modelo empresarial viable, que frena las tentaciones del individualismo y del egoísmo que tanto nos esclaviza con el beneficio, adaptado a los diversos entornos culturales, incluso en épocas difíciles; en parte, porque combina por un lado la lógica de la empresa y, por otro, la de la solidaridad.

Por cierto, este año la onomástica del movimiento cooperativo, se centra en la contribución de las cooperativas en la lucha contra el cambio climático, algo que afecta gravemente la vida de las personas en todo el planeta, especialmente los grupos más desfavorecidos, como los pequeños agricultores, las mujeres, los jóvenes, los pueblos indígenas o las minorías étnicas, que han de hacer frente a las catástrofes naturales extremas y  a la degradación de los recursos naturales. Un gesto que es de agradecer, ya que nuestro mundo está enfermo. Unos y otros, de abandono, desinterés y desatención. Activemos la cultura del querer; no solo viendo, sino mirando y comprometiéndonos; no sólo oyendo, sino escuchando y tendiendo manos; no sólo cruzándonos por los caminos, sino parándonos e interesándonos; ofreciéndoles una gota de esperanza, de vida en suma.

- Advertisement -

Más Artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisement -
- Advertisement -

Ultimas Noticias

Reporta SST 309 nuevos casos positivos a COVID-19 en el estado

Las titular de la Secretaría de Salud, Gloria Molina Gamboa, confirmó hoy 309 casos nuevos positivos en el estado, de los cuales 252 corresponden...

Proponen indicador para medir la vulnerabilidad social

Colabora investigadora de la UAT en estudio elaborado con la UANL. La Dra. Lidia Rangel Blanco, investigadora de la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT), colaboró...

Capacita UAT en gestión del cambio en las organizaciones ante COVID

Dentro de los cursos y talleres en línea que se imparten a las MiPyMES. La Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT) impartió el curso en línea...

GOBIERNO DEL ESTADO DESTINÓ 12 MMDP EN 5 AÑOS A FAVOR DEL DESARROLLO DE PUEBLOS INDÍGENAS

INDEPI conmemoró el Día Internacional de los Pueblos Indígenas con un programa radiofónico, sin actividades presenciales debido a que SLP permanece en semáforo rojo....

SECTUR INVITA A CONOCER LOS 12 IMPERDIBLES DE LA REGIÓN CENTRO DEL ESTADO

La dependencia promociona a través de videos, 12 de los atractivos más emblemáticos de la Zona Centro de San Luis Potosí. Para mantener vigente el...