EL FOGÓN

LOS DOS FINALISTAS

POR JOSÉ ANGEL SOLORIO MARTÍNEZ

Dos son los precandidatos priistas del escenario y de la geopolítica, que -independientemente de lo que ocurra en el 2015-, ya tienen boleto para el 2016. Uno es el diputado Marco Antonio Bernal Gutiérrez. El otro, es el coordinador de giras del Presidente Enrique Peña Nieto: Alejandro Guevara Cobos.

Tanto el responsable de la coordinación de la reforma energética como el colaborador del Presidente, no requieren más preseas que las que hoy exhiben para el próximo año. El primero, es diputado federal y seguramente pasará a realizar a la conclusión de su mandato tareas del CEN del PRI, o a sumarse a tareas en alguna Secretaría de estado al lado de su padrino, Manlio Fabio Beltrones. El segundo, sea o no sea candidato a la diputación federal, cuenta con un largo historial -dos veces diputado federal- que lo ubica como un elemento insoslayable en la lista de los pretendientes a suceder a Egidio Torre Cantú.

A diferencia de los demás aspirantes, Bernal y Guevara, por el momento no tienen de qué -o por qué- angustiarse.

¿Precandidatos del escenario…?

Sí. Precandidatos, del entorno sociopolítico. El matamorense, se mueve y respira en los meridianos de la reforma energética. Su labor un tanto pulcra en la conducción de una de las reformas de mayor calado soñada por los políticos neoliberales –priistas y panistas- desde hace más 25 años, lo puso en el ánimo de los beneficiaros directos de esos cambios estructurales y en el regazo de los actores más relevantes de la Federación.

Los inversionistas mexicanos y extranjeros, seguro que no verían con malos ojos al promotor de tan jugosa reforma. ¿Quién mejor que la persona que entregó esas gigantescas ganancias en sus manos, para gobernar un territorio cuyo subsuelo augura miles de millones de dólares? ¿Quién más apto que la válvula que del paso al capital privado, para interactuar con los tiburones de los hidrocarburos desde el gobierno tamaulipeco?

A ello suma el legislador, su vínculo orgánico al grupo de Manlio Fabio Beltrones cuya presencia es imprescindible en la política institucional del país. (Sin duda, un elemento que potencia a esta corriente es el debilitamiento del Presidente

Peña Nieto, ante el ascenso de la ingobernabilidad. Se suma a ello, la irritación social que no encuentra caminos de solución en la legalidad). A Manlio también, la administración Peña Nieto, debe la concreción de la reforma petrolera.

Guevara Cobos, es el precandidato del escenario de la inseguridad y la violencia públicas. Por razones más que conocidas, Tamaulipas ha sido el centro de atención por varios años de la opinión pública nacional e internacional. La demanda más sentida y exigida unánimemente por los sectores productivos, políticos y sociales de la entidad es la liquidación de la criminalidad y la impunidad que campean en toda región.

El mantense, ha sido por muchos años el representante político en los espacios de autoridad civil de las élites militares. Toda su carrera, ha sido construida a partir de esa envestidura. Varios Secretarios de la Defensa Nacional –su padre es militar y parte de esa estructura- han avalado su nombre en los cargos que ocupa y ha ocupado.

El paisaje nacional, ha instalado al Ejército como un elemento fundamental en la marcha de la Federación. (Desde que el Presidente Felipe Calderón lo sacó a la calle, su protagonismo en la vida nacional creció exponencialmente. Ello representó, mayor influencia social y mayor presencia en la vida política del país). En este momento, no hay ningún gobernador que represente a la cúpula castrense.

No es gratuito el acercamiento masivo con Guevara Cobos, del empresariado tamaulipeco. ¿Quién mejor para garantizar la paz en el estado, que el personaje más contiguo a la Secretaría de la Defensa Nacional? ¿Quién puede superar la capacidad de intermediación del colaborador de Peña Nieto, con los responsables de la seguridad nacional?..

Ambos, son los precandidatos de la geopolítica regional. Yarrington: Tamaulipas ya no aguanta otro matamorense. (Al sacar de la lista a Baltasar Hinojosa para sucederlo. Luego de Manuel Cavazos y Tomás…). Geño: Tamaulipas ya no aguanta otro de Victoria. (Para explicar a Alejandro Etienne su veto. Eugenio y Egidio…).

El 2016, ya tiene finalistas.

Bernal, es el precandidato del norte.

Guevara, es el precandidato del sur.

Los restantes, le apuestan al santito Jesús Malverde.

Que a decir de muchos, es bastante milagroso…

 


A %d blogueros les gusta esto:
comprar-ed.com