A la hora de dar, la mayoría le la gente piensa dos o tres veces antes de sacar una moneda del bolsillo. Para ayudar a los Bomberos no necesitamos pensarlo. Ellos merecen mucho porque siempre están de guardia para ayudar a la comunidad en desgracia.

Si hay un incendio ni se diga. Lo primero que hacemos es llamar a los Bomberos. Si hay un enjambre de abejas, a quién recurren, a los Bomberos; si hay una persona atorada en un vehículo en llamas, ¡avisen a los bomberos!  Ahí están estos  “Tragahumos” dispuestos a tender la mano.

Tenemos la esperanza que la colecta que inició el H. Cuerpo de Bomberos el  pasado viernes nos recuerde el valor de esa institución  y la deuda que tenemos con los Bomberos, que por cierto celebrarán el día 22 de agosto su día.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí