MIS COMENTARIOS

0
352
José Manuel Izaguirre

¡¡HACIENDO AMIGOS!!

(Camine, salude, camine, salude y converse)

“Como obtener amigos e influir sobre las personas”

Dale Carnegie.

Siempre hay gente que influye en tu vida y siempre tendrás la oportunidad y podrás influir sobre la vida de los demás.

Lucio Aguilera era Gerente de Ventas cuando yo llegué a Tampico como Sub-Gerente General de ETSA. Después de Don “Chucho” Altamirano, “Paco” Nevárez y de “Don Ro” Gómez, fue de las personas, entre muchas otras, que aportaron a mi desarrollo empresarial.

Al segundo día que llegué a Tampico me invitó a una reunión con el personal sindicalizado de ventas en el teatro de la embotelladora. El plan era comunicar avances sobre planes y hasta ahí.

A media junta, sin estar yo en el foro, Lucio hace un paréntesis y les dice a los asistentes que el nuevo Sub-gerente dirigiría unas palabras relativas a los asuntos que se estaban tratando. Acto seguido, micrófono en mano, me pide que suba al foro y tome la palabra.

Mi única experiencia ante un público numeroso había sido cuando me designaron orador en la ceremonia de graduación de la universidad, pero, por supuesto, aquella vez me dieron tiempo para preparar un discurso. Ahora me veía yo ante la gente (mi gente) y me puse nervioso.

Dios, que siempre ha sido bueno conmigo (siempre lo es con los “mensitos”) puso en mi voz un concepto que después me acompañó a lo largo de toda mi vida empresarial y dije; “vengo a ayudar para que la Filosofía Humanística de Grupo Tampico se sienta plenamente en el seno de esta gran familia”. Di las gracias y no dije más. El aplauso no fue más que un cumplido de la concurrencia.

Con un “Ya ni chingas” y entre la graciosa risa de Lucio le agradecí su gesto. Pues entendí que se trataba de algo que tenía que aprender, “hablar ante el público”. No era fácil la tarea.

Poco después me regaló el libro que menciono arriba de Dale Carnegie y lo devoré con fruición. Lo subrayé hasta hacerle daño en los conceptos que me “tocaron” y me sirvió como libro de cabecera y me ha servido durante toda mi vida.

Aprendí a hacer muchos amigos, aprendí a comunicarme con la gente y logré, estoy seguro, influir sobre muchos de mis colaboradores y amigos para luchar por alcanzar metas y objetivos. Hacer amigos es una tarea muy gratificante. Yo los tengo y muchos.

Sería imposible regalar el mencionado libro a todos ustedes, pero no es difícil encontrarlo por internet. Les fascinará.

Estoy por tomarme un café, en Tampico, con mis amigos Lucio Aguilera, Alejandro Sotelo, Espiridión Segura, Severino Aguilar y aquellos que ellos inviten. Disfrutaré ese gran reencuentro.

Un abrazo para todos mis amigos de FACE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí