Por José Manuel Izaguirre

¡¡HONORES CON HONOR!!
(Que lo que te enseñen de niño no se te olvide de adulto)

En los HONORES A LA BANDERA del lunes, formaré parte de la escolta. Si quieres puedes asistir. Me dijo Emiliano. Ya saben, es mi nieto.

En toda mi vida escolar (principalmente en la primaria y como todo niño que asiste a la escuela) participé cada lunes en la Ceremonia de Honores a la Bandera Nacional. Y de adulto en muchos eventos en los que es necesario darles solemnidad, también participé. Después de tanta repetición es de esperarse un adoctrinamiento muy profundo y por tanto firme que modela y dirige nuestro comportamiento como ciudadanos. Entendemos que el objetivo es darnos una formación como hombres de bien, como mexicanos con honor, como hijos dignos de la tierra que nos vio nacer.

Cada uno de estos eventos me emocionó. Estando en plena ceremonia empiezo a repasar mi vida y someto a un estricto proceso de evaluación lo que he hecho, califico mi actuación en las diferentes etapas por las que he pasado, en fin, califico la forma en que he cumplido mis responsabilidades de ciudadano que al final de todo son mis obligaciones como ser humano. Del uno al diez me doy una calificación que sirve como impulso para lo que he de hacer en mi futuro y rápidamente hago planes para realizar los ajustes correspondientes para la mejora. Siempre surgen planes.

Por supuesto que participo activamente en la ceremonia de que se trate. Obedezco las instrucciones de saludar, en descanso, entonemos el Himno Nacional y escucho con atención los temas que redondean el evento. Me gusta mucho oír la banda de guerra y me acuerdo de los poemas que declamábamos en la escuela primaria: “Al grave redoblar de los tambores, marcando el paso con marcial donaire, la tropa marcha desplegando al aire, la enseña nacional de tres colores”. Esta era una. Otra decía: “Esa que ves altanera, al aire siempre flotar, es la gloriosa Bandera, que a tu patria hizo inmortal”.

Hoy vi a mi nieto escoltar nuestra ENSEÑA NACIONAL, lo vi con su manita (como vi a todos sus compañeros) hacer el saludo a la BANDERA, lo vi y lo oí entonar el HIMNO NACIONAL y todo ello me hizo formular en mi mente y en mi corazón, el deseo de que el contenido filosófico de este ritual se arraigue en su ser y guíen su criterio y acciones para que se convierta en un hombre de bien, del que sus padres y toda su familia al igual que su PATRIA (que estoy seguro también siente) se sientan orgullosos.

Extendí este deseo para todos los niños de México, pero; luego pensé, ¿Incluiré a los adultos mexicanos?. Llegué a la conclusión que si, que es necesario incluir a los adultos y a estos con mayor razón. Nosotros los adultos, muchos, estamos necesitando dar ejemplo de un comportamiento “digno de un mexicano que ama su patria” y entonces empecé una lista que comienza con:

1.- José Manuel Izaguirre Sánchez…..2.- ………..3.-…………4.-…….

Un abrazo para todos mis amigos de FACE y ECO

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí