Por Jose Manuel Izaguirre

¡¡HORROR A LAS DIETAS!!
(Aunque tengan sus ganancias)

¡¡Tragón!! Es el término con que mi esposa me ha etiquetado. La verdad, soy ¡¡tragón!! Y además lo hago con bastante velocidad.

Esto de la velocidad, creo, me viene de cuando era “chiquillo” y en mi casa no había mucho que comer. Yo soy el más grande de mi familia y pronto me di cuenta que ante la escasez, lo mejor es la rapidez. Así, si había pocos panes, podías comer dos, lo mismo con las tortillas, etc.

Esta característica de “tragón” la pude fortalecer con el apoyo de mis compañeros de trabajo. Siempre tuve compañeros “tragones de corazón”. En Mante, Octavio Alejo, Juan Zúñiga, David Rodríguez, Jesús Juárez, Miguel Enríquez. En Poza Rica, Neftalí Flores, Mario Cobos y compañía. En Tampico, Roberto Gómez. En la Pureza, Roberto Herrera, Edi García, Estanislao Salas, Daniel Marín. Pero el acabose fue En Victoria. Allá me encontré con la División Panzzer integrada por Rubén Zapata, Jorge fuentes, Carlos Meza, Carlos Éboli, Juan Pablo Piedra, Enrique Cueto y Andrés Guerrero. Estos de Victoria ¡¡Bárbaros!!, te descuidabas y te dejaban sin comer. En fin. Puro peso pesado. Resultado: una habilidad con bases muy sólidas.

Hace unas semanas, Lupita se propuso bajar unos kilitos. La verdad, siempre ha sido delgadita. Mide 1.62 y pesaba 63 kilos. ¡¡Voy por 3 kilos!! Me pondré a dieta. Me pareció una exageración, pero, ya saben, las mujeres siempre quieren verse bien.

A partir del día siguiente se inició la ¡bendita! Dieta. Por supuesto, también intensificó su sesión de ejercicio matinal en la caminadora.

¿Y yo? Pregunté. Tú te integras al programa o verás cómo le haces. Ya sabrán, me tuve que integrar al programa de dieta. ¡Donde manda Capitán no gobierna marinero!

Como no soy muy exagerado y no era mi objetivo bajar de peso, decidí llevármela tranquila, sin exageración pues. El plan sería hacer algunos agregados en aquellos días y ocasiones en que la dieta fuera muy exigua y en aquellos en los cuales el plato principal fuese de mi agrado y abundante, ahí, claro, me adhesión sería total.

Mi sesión de ejercicio matinal de una hora seguiría intacto. Otras cosas que quedarían intactos serían mi café “ANDATTI” y mi licuado matinal diariamente. El bísquet del ITACATE de los jueves, tampoco se movería.

¡¡Tragón y Tramposo!! Fue mi nueva etiqueta. No me importó. Y la aventura dio inicio.

Desayuno: Hoy solo café y pan tostado para ella. Yo agrego mi licuado de manzana, papaya, plátano, avena, granola, linaza, nopal, limón, yogurt, concentrado de “Herbalife”, nueces, almendras y arándanos.

Comida: Hoy solo zanahorias rayadas con limón para ella. Para mí, dos pedazos chicos de pizza, dos tacos paseados de frijol y papa, ensalada verde, tomate y zanahoria y para dar sabor, una copa de vino tinto. (Con vino tinto hasta los frijoles con arroz son un manjar)

Cena: Hoy dos huevos cocidos y ensalada verde para ella. Para mí, lo mismo, pero además un “mollete” y vino tinto (no puede fallar. Te hace dormir como angelito)

Créanme, ¡¡Está con madre la dieta!!. Cada fin de semana, puedes, con moderación comer lo que se te antoje. Con ello, te va aliviando de la ansiedad por dejar de comer tus antojitos.

Pasaron 15 días de Dieta (mixta) y Ejercicio. Coincidió que, por programa, nos tocó ir a realizarnos exámenes de laboratorio semestrales. Fuimos al Laboratorio en la mañana y por la tarde recogimos los resultados. ¿Qué creen?.

Lupita bajó los tres kilos que se proponía y yo sin querer también bajé tres. Pero, todos los indicadores de salud se movieron hacia rangos buenos. ¡¡Puras buenas noticias!!

CONCLUSIÓN:
Si haces una dieta sin exageración y permites que ésta se convierta en tu hábito alimenticio te traerá excelentes beneficios.

Ahora soy ¡¡Tragón y Tramposo!!. Seguiré informando.

Un abrazo para todos mis amigos de FACE y ECO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí