Hace unos días, en redes sociales se dio a conocer la historia de Paloma, una pequeña cuyos padres no podían solventar los gastos. Hoy, ya cuenta con mochila y útiles

Paloma no pudo estrenar mochila por falta de cuota

¡Gracias por mis útiles!, gritó Paloma, quien ya pudo estrenar también una mochila.

Con una sonrisa que vale más que mil palabras, Paloma agradeció a su manera la unión y la buena voluntad de los ciudadanos y el ayuntamiento de León, que a través del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) le apoyaron en este regreso a clases.

Milenio/Telediario Bajío, dio a conocer la historia de Paloma, una pequeña de seis años que vive en la comunidad de San Juan de Abajo y de su primo Juan Pablo Gabriel, de 14 años de edad y estudiante de segundo grado de secundaria.

Esta pequeña no había podido ingresar a la primaria por la falta de una cuota. Tras darse a conocer su historia, este requisito fue eliminado, ya que las autoridades educativas reconocieron que no se puede condicionar el ingreso por el pago de cuotas. Sin embargo, los pocos recursos de sus padres no permitieron que Paloma tuviera sus útiles escolares.

La unión de la sociedad fue impresionante, incluso se trajeron juguetes a las instalaciones del periódico.

Díficil situación

También el apoyo de las autoridades municipales fue fundamental. Paloma es una de tantas niñas y niños que viven en la comunidad de San Juan de Abajo, una de las zonas más vulnerables.

En este lugar, la mayoría de las calles están sin pavimentar y pocos son los que cuentan con servicios básicos como luz, agua y drenaje.

“Gracias a ustedes mi hija y mi sobrino ya pudieron ingresar a la escuela, ya nada más nos falta el uniforme. Fue una ayuda muy grande. Paloma está muy gustosa y agradecida”, comentó Alma Graciela, madre de Paloma.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí