POR: CARLOS ACOSTA

 para Esperanza

 

Ella se reconoce otra vez en su paisaje

Vuelven a sus labios palabras como Santa Ana

Polvorín

Tenabo

Expresiones como Vaya bien

Quiché

Amigas de años

 

Vuelve a comprar cremitas de dulce en el mercado

kibi callejero

En los adoquines de las banquetas

busca huellas de la adolescencia

y encuentra milagros

A lo lejos

la pequeña casa de dos aguas

donde tomó las primeras clases de catecismo

Cielo arriba las nubes son muy blancas

quizás por ello la llovizna es tan fina

 

Caminamos por Calle 59 bajo un paraguas

Entramos a un Hostal

Brindamos con Clericót

Vamos a Tukulná lugar de los pensamientos

Miramos el mar

que ahora “está picado”

 

Hermosa mi ciudad

dice con gesto feliz y ánimo a la alza

Eso es verdad asiento

Y sé

que el paisaje es un estado del alma

 

2

Adiós nudo en la garganta

Horas del insomnio adiós

Ya no hay lugar para ustedes 

en este sueño que soy

 

Adiós miedo

ruido

agravio

Me saludan a no vuelvas

 

Para decir la verdad

celebro que se estén yendo

 

3

Si uno es frágil

por naturaleza

 

al menos que el espíritu

sea voluntad

invencible

 

4

Dice Luis

en recado enviado por Whatsapp

que esta noche

mientras viaja por carretera 

en un cielo despejado

 la luna luce 

por decir lo menos

bella

 

Maryan 

que vive en ora ciudad

agrega que en efecto

en días recientes 

la luna es linda como pocas veces

¿Ya la vieron? 

dice alguien más

 

Yo

que me encuentro solo en casa

salgo a la calle y miro al cielo

Camino una cuadra y media

para poder encontrarla

Allá

en el horizonte de Levante

una moneda cobriza 

me mira y sonríe

¿O es la risa mía que a estas horas 

tiene da con el milagro de reflejarse en ella?

 

Luis

Maryan

Compañeros que siguen esta conversación

¿Quién mira a quién?

¿Nosotros a la moneda cobriza 

o ella que vigilar el vagar de nuestras sombras?

 

Como quiera que sea

hoy la luna hizo mucho por la causa nuestra

Sabe que somos amigos

Entrelazó mensajes y emociones

que en esta hora de la noche 

fría y despejada

distante unos de otros

kilómetros de kilómetros

suben al cielo

y se encuentran en ella

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí