Victoria y Anexas

Ambrocio López Gutiérrez/ANGÉLICA SI ES LA DUEÑA

Aunque la ya célebre residencia conocida como la casa blanca de Las Lomas sigue estando a nombre de una empresa inmobiliaria, la Primera Dama de la Nación (PDN), Angélica Rivera Hurtado, se ha encargado (a través de su página de internet y del noticiero que conduce Joaquín López Doriga) de afirmar, de cara a la nación e indignada de que se dude de su honorabilidad, que ella es la única, real y auténtica propietaria del palacete de la discordia.

La dueña de las jugosas quincenas del presidente Enrique Peña Nieto argumenta que tiene una sólida carrera como artista y que durante 25 años se dedicó a trabajar como actriz de telenovelas, como conductora de programas diversos y como figura publicitaria con lo cual se ha procurado un patrimonio para el disfrute de ella y sus hijas con las que comparte un departamento en Miami (EEUU), además de otra propiedad que le compró para que viviera a la autora de sus días.

Visiblemente molesta por los que considera señalamientos injustos de algunos medios, Doña Angélica apareció en la pantalla de sus amores como una mujer empoderada, altiva, orgullosa de los millones que ha amasado en la industria de la televisión merced a su talento interpretativo; se dio el lujo de ignorar a su primer marido con el que trabajó en sus inicios como actriz y a su actual cónyuge sólo lo aludió pero no dijo su nombre.

Pese a la regular actuación de la PDN, intelectuales como Jesús Silva-Herzog Márquez y periodistas como Carmen Aristegui, sostienen que es saludable que la esposa del presidente salga a aclarar su situación patrimonial, sin embargo, dicen que el mensaje no alcanza para acabar con las suspicacias sobre el presunto tráfico de influencias que implican a Los Pinos y a la citada inmobiliaria.

Para estas alturas muchos medios de comunicación divulgan el mensaje, las cifras, el tono, además, los expertos en hermenéutica hacen sesudos análisis del discurso pero, mientras los expertos buscan conclusiones aproximadas a la realidad, hay que destacar algo positivo dentro de este berenjenal pues ha quedado comprobado que la empresa Televisa para buenísimos honorarios a los artistas como Angélica Rivera para que puedan comprarse terrenos bien ubicados en los barrios exclusivos del Distrito Federal para edificar casas a su gusto.

Por otra parte, para promover la interculturalidad, la clave radica en el contacto personal, por ello se debe fomentar la vinculación a través de intercambios de estudiantes y académicos; para lograrlo, hay que aprovechar la experiencia de los profesores y dar seguimiento constante para generar indicadores y evaluar el desempeño de los programas como lo expresó la doctora Melba Falck Reyes, investigadora del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), durante su participación en el panel “Fomento a la interculturalidad celebrado en el marco de la Segunda Cumbre de Rectores México-Japón, que tuvo como sede la Universidad de Guanajuato.

Recordó que la Universidad de Guadalajara en términos de investigación y difusión de la cultura japonesa desde hace diez años, ha impartido estudios de japonés a 700 alumnos, además de ofrecer cursos de español a estudiantes asiáticos, lo que ha contribuido a acercar a los dos países;…“desde hace 25 años creamos el Departamento de Estudios del Pacífico con un enfoque multidisciplinario con países de Asia, y Japón es uno de los que más atención ha recibido”.

La académica precisó que hay una coyuntura importante en México para poner en la agenda de las universidades al único socio comercial asiático: Japón, con quien las relaciones datan desde hace 400 años; “la inversión japonesa que está llegando a México en los últimos diez años se ha duplicado y desde las universidades podemos participar apoyando con programas que se vinculen en su currícula con las empresas”; actualmente la UdeG cuenta con diez convenios con instituciones japonesas, de los cuales seis son específicos y cuatro generales.

La cumbre reciente contó con la participación de rectores y autoridades de 50 universidades mexicanas y japonesas, y entre sus objetivos destaca establecer acuerdos de cooperación entre las instituciones de ambas naciones; en la ceremonia inaugural de esta reunión, donde las actividades incluyeron mesas de trabajo y conferencias para fomentar una mayor vinculación entre la academia y la empresa con la innovación, la Universidad de Guadalajara estuvo representada por su Rector General, maestro Itzcóatl Tonatiuh Bravo Padilla.

Según reporte de Laura Sepúlveda (www.udg.mx), la primera cumbre de rectores se realizó en 2011 en la ciudad japonesa de Tokio, con la participación de 16 universidades y centros de investigación mexicanas y 29 de Japón; la segunda reunión estuvo a cargo de la Universidad de Guanajuato, así como de la Universidad Autónoma de Aguascalientes.

Correo: amlogtz@prodigy.net.mx


A %d blogueros les gusta esto:
comprar-ed.com